Un Enigma Social


Melisa esperaba ansiosa en aquel despacho acogedor. La joven sentada frente a ella le sonrió cariñosamente. “Yo soy Verónica y seré tu consejera el día de hoy. Estoy aquí para ayudarte con tu prueba de embarazo”. Melisa le respondió con una sonrisa al sentir que las mariposas en su estomago se calmaron por un breve instante antes de continuar sus agonizantes aleteos.

Justo antes de que la preocupación se la comiera viva, Verónica comenzó a hablarle de nuevo. Le explicó como tomar la prueba de embarazo y se sentó en el sofá para esperarla. “¿Pareces estar preocupada, como te sientes?” le preguntó Verónica con un verdadero interés reflejado en la mirada. Comiéndose las uñas y negando con la cabeza con gran fervor, le respondió “¡Es que no puedo estar embarazada, no estoy lista, no es el momento adecuado!” Verónica se inclinó hacia ella preguntándole dulcemente, “¿Por qué te sientes así?”

Melisa comenzó a explicarle que apenas estaba poniendo su vida en orden. Apenas había comenzado sus estudios en el colegio comunitario para certificarse como enfermera. Le explicó como después de la preparatoria desilusionó a sus padres al tomar un trabajo de cantinera en vez de continuar su educación. No quería decepcionarles de nuevo.

Le contó que ya había tenido un aborto y aún tenía pesadillas intensas sobre ello. Melisa también le contó del coraje inexplicable que sentía al ver pasar a cualquier mujer con sus hijos. Muy seguido pensaba acerca de su bebe abortado, de como él o ella hubiera sido a los dos años de edad. Melisa admitió que desde entonces también se encierra en su apartamento evitando a su familia cada Día de las Madres.

Melisa se ocupó tanto platicándole su historia a Verónica que casi se le olvidaba ver el resultado de su prueba de embarazo. “¿Cuál es el resultado?” preguntó Verónica, animándole a que viera el resultado por su propia cuenta. Melisa respiró profundamente inclinándose hacia la prueba. Estaba embarazada.

La historia de Melisa es común y sigue creciendo en nuestra cultura. Según la Campaña Nacional de Prevención de Embarazos No-Planeados y en Adolescentes, más de la mitad (53%) de latinas adolescentes se embarazan. Un sorprendente 69% de ellas no terminaran la preparatoria. Esta tendencia tiene un efecto con reverberaciones en sus hijos quienes probablemente no tendrán éxito académicamente.

Las adolescentes latinas tienen el índice más alto en nacimientos que cualquier otra etnicidad en los Estados Unidos. En el 2000, el Centro Nacional de Información en Biotecnología reportó poco menos de 6.5 millones de embarazos. Como resultado de estos embarazos 1.31 millones terminaron en aborto. Desde que pasaron la ley del caso de Roe v. Wade en 1973, el Instituto de Alan Gutmacher ha reportado más de 50 millones de abortos en los Estados Unidos. Lo cual viene siendo un promedio de entre 3,000 a 4,000 abortos diarios.

Los efectos inmediatos del aborto son profundos. En un artículo preparado por el Instituto Elliot, los efectos incluyen síndrome de estrés pos-traumático, disfunción sexual, pensamientos y atentos de suicidio, abuso de alcohol, cigarrillos y drogas, trastorno de alimentación, negligencia/abuso infantil, problemas de pareja, coraje, y abortos subsecuentes. Adicionalmente, 28 de 37 estudios mundiales han encontrado una relación directa entre el aborto y cáncer de seno. De hecho, los incidentes de cáncer de seno han aumentado un 40% desde 1973.

El aborto no es una solución rápida a un problema, sino una invitación a un mundo de problemas. Cuando una joven se enfrenta con un embarazo no planeado, necesita mucho amor, apoyo, e información verídica. Hoy en día existen cuatro mil Centros de Recursos de Embarazo alrededor del país que ofrecen justamente esto a jóvenes como Melisa. Estos centros ofrecen servicios gratuitos a personas en busca de ayuda.

Melisa eligió la vida para su segundo bebe. A través de los bondadosos servicios provenidos por un CRE local, ha recibido un gran alivio de su aborto previo. El coraje y remordimiento que atormentaban su vida se han marchado.

Actualmente Melisa asiste clases de responsabilidades para la crianza de los hijos. También espera con mucho entusiasmo el nacimiento de su niña en abril. Le ha dado el nombre de Aurora, el amanecer de un nuevo día. Este Día de las Madres celebrara con su familia la venida de su hija y su nuevo papel como madre, su nuevo comienzo.

La mayoría de CRE’s dependen exclusivamente de generosas contribuciones de la comunidad para mantener las puertas abiertas. Por favor considere apoyar estos centros con sus oraciones, como voluntarios, donaciones de artículos para bebes y donaciones monetarias.

Mesilla Valley Pregnancy Resource Center
1071 North Solano Drive
Las Cruces, NM 88001-2348
(575) 527-9022
Turning Point (Bajo formación)
P.O. Box 13657
Las Cruces, NM 88013
(575) 520-1147

The Pregnancy Help Center of El Paso
10781 Pebble Hills Blvd
El Paso, TX 79936
(915) 591-3143
las 24 horas del día
www.pregnancyhcep.org


Spring 2010
You are here: Home Lifestyle De Interés Un Enigma Social