Oficial José Chavez: La historia detrás de la placa

No fue ningún accidente que un mexicano de fresco rostro estuviera en la primera fila de la 19a generación de graduados de la Academia de Entrenamiento en Aplicación de la Ley del Departamento del Sheriff del Condado de Santa Ana aquel 31 de octubre de 2013. Años antes, José Ismael Chávez llegó a los Estados Unidos con un objetivo: quería ser oficial de policía. Tras enterarse de que necesitaba dos cosas para solicitar su ingreso a la academia, trazó el camino de un sueño para hacerlo suceder. Completó exitosamente el programa GED para obtener un diploma de preparatoria y se volvió ciudadano de los Estados Unidos. José Chávez estaba encaminado a la grandeza.

Aquel día, a Chávez y a sus hermanos y hermanas graduados en aplicación de la ley se les dijo que podían elegir a una persona para que les colocara la placa de oficial en su uniforme. Era una tradición honrada en el tiempo y reservada para personas especiales de la juventud de los oficiales, y el adjunto Chávez sabía que sólo existía una persona que merecía esa distinción: su amada madre. Luego de un par de nerviosos intentos, la madre de José logró colocar la placa, aunque un poco torcida. Esto no le importó a su hijo. Momentos después, mientras la generación era formalmente presentada a la multitud que permanecía de pie, José, con su placa torcida, se irguió orgulloso como el más reciente miembro de una familia fuertemente vinculada con la aplicación de la ley.

Luego de la graduación, el camino que los oficiales novatos deben recorrer es uno complicado. Están el entrenamiento de campo y las rigurosas pruebas que deben presentar. En menos de un año se informó a Chávez que no podría avanzar más allá de oficial adjunto en el departamento del sheriff, y no tuvo problema con ello. Mientras entregaba su equipo en el mostrador de suministros, dijo que quería servir a una comunidad más pequeña y tomó un puesto en el Departamento de Policía de Hatch, a sólo 40 millas al norte de su casa en Las Cruces.

Tal y como su jefe recordaría apenas unos años después, José contaba con un agudo sentido para combatir el crimen en su comunidad. Era un fiero protector de Hatch y rápidamente se convirtió en un favorito de propietarios de negocios, maestros de escuelas y niños del pueblo de Hatch. Además tenía buena mano con los animales y se ganó el apodo de “El encantador de chihuahuas” por su habilidad para atrapar perros y gatos perdidos sin estresarlos demasiado.

El 12 de agosto de 2016 José indicaría la parada de tráfico que acabaría con su vida, pero que salvaría a la comunidad y a la nación de los posibles horrores de dos criminales en fuga. Las acciones de José y la subsecuente rápida respuesta de las fuerzas de la ley en todo el condado de Doña Ana asegurarían que estos buscados criminales no llegaran más allá de Nuevo México. José Chávez murió como un héroe aquel día.

La mayoría de ustedes probablemente jamás fueron presentados con José Chávez, pero lo conocían bien. Su espíritu y determinación vivirán por siempre por haber logrado tanto durante su corta estancia aquí en el mundo, y encarnaba lo que todos deberíamos esforzarnos por ser: un confiable compañero de trabajo, un buen hijo, un hermano cuidadoso, un padre amoroso y el mejor ejemplo de lo que un oficial de policía debería representar.

Fall 2016

.

You are here: Home Lifestyle Inspirational Oficial José Chavez: La historia detrás de la placa

Subscribe Today

Send a copy to your friends or family out of town! Receive 4 copies for only $12.95/yr!

Subscribe

Order Past Issues

Looking for a certain recipe, article or photo? We have an inventory of past issues available.

Order Now